child-613199_1280

VALORES EN EL FUTBOL BASE

Los tiempos en el fútbol base han cambiado. Cuesta creer que el deporte al que amo, va sin rumbo y a la deriva. Aparte de sufrir una pandemia que nos condiciona a todos la manera de entrenar.

Los jugadores; refiriéndome a los niños de hoy en día no son como los de antes. No digo que sean ni mejores ni peores, tan solo digo que son diferentes. Al parece ya lo saben todo, tienen tanta información que cuando les intentas enseñar o corregir por el bien común, tanto ya sea por el bien del equipo, como a título personal ellos no se dejan a aconsejar, y todo lo quieren hacer a su manera.

 

Ese fue uno de los verdaderos motivos por el que dejé de entrenar hace unos años. No se puede nadar contracorriente, cuando uno lo hace, se agota.

 

Antes cuando corregías a un jugador, te escuchaba, para él, eras el más importante, de hecho, hoy en día muchos de mis antiguos jugadores aún me siguen llamando míster, y me demuestran sus muestras de cariño y agradecen lo que en su día hice por ellos. Ese es el mayor logró que un entrenador puede conseguir, el reconocimiento de haber hecho un buen trabajo con cada uno de sus muchachos. Ayudándoles a crecer en su formación, tanto deportiva como personal, más allá de posibles títulos o campeonatos.

Lo que realmente es importante es llegar al corazón del jugador, que se sienta querido, que note que le importas, que te preocupas por él, que se sienta valorado, y que se le reconozca su esfuerzo. Aunque a veces no salgan las cosas como uno quiere.

 

El éxito no consiste en ganar siempre, el éxito consiste en jamás darse por vencido. Si uno lo da todo, jamás, y digo jamás, se le puede reprochar nada.

El respeto, el compañerismo, y el afán de superación brillan por su ausencia hoy en día.

Los jugadores le dan más importancia a su ego, al yo, primero yo, y segundo yo, y siempre yo.

En vez de pensar que son un equipo, y que todos dependen de todos. Y que el míster tan solo esta para guiarlos y ayudarlos.

Los verdaderos valores que se deberían recuperar son: El respeto, compañerismo, sacrificio, esfuerzo, etcétera. Por desgracia hoy en día estos valores se han perdido. Los jugadores en general se han vuelto más egoístas, no sé de quién es la culpa, si de la sociedad, del sistema, de la educación o cuál es el verdadero motivó de este cambio de actitud en los jóvenes. El aprendizaje depende siempre del que está dispuesto aprender.

 

Pero nosotros los entrenadores, como formadores tenemos la obligación de seguir insistiendo en la formación, y en mantener vivos los valores que nos inculcaron nuestros padres. El fútbol es un deporte, donde se rige por una competición, pero esa competición ha de ser sana. Hay que saber perder, como también saber ganar, saber dar la mano rival tanto si se gana como si se pierde. El respetar al árbitro, y a darse cuenta de que tan solo es un juego, y como tal, es para disfrutarlo y hacer amigos.

 

 


Fdo: Bernardo Pascual Lladó

CV  como jugador me formé en las categorías inferiores del ya desaparecido Virgen de Lluc, y  como técnico he entrenado diferentes categorías en los clubes:

Virgen de Lluc

Rtvo. La Victoria

Atco. Rafal

La Salle

Pla de Na Tesa

2 respuestas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *