TRANQUILIDAD Y A REMAR TODOS

Han pasado varias horas desde que el arbitro del partido que se ha disputado esta mañana en Son Moix y que provocado que los mallorquinistas hincaran la rodilla en su feudo. Ha hecho que muchos aficionados hayan pitado a los jugadores tras la derrota y pienso que han sido injustos. Si, así lo digo, creo que es injusto pitar a una plantilla que tiene al Mallorca como líder en el Grupo III de la Segunda División B. Una plantilla que durante todo lo que llevamos de curso ha demostrado que ante todo son personas y un grupo muy bien avenido. En definitiva, no se les puede recriminar nada porque han conseguido que los aficionados mallorquinistas se muestren implicados con su equipo e incluso se hayan montado en la galera para convertirse en aquellos remeros que iban a acompañar a sus jugadores en esta dura travesía por la Segunda B. ¿Qué queremos señores?

Los jugadores hoy se han mostrado muy imprecisos en sus centros, no se ha realizado un juego “tiki taka” y los rivales han golpeado una vez para noquearnos. Desde los laterales, los centrocampistas y los delanteros no han estado finos… Los jugadores son personas y pueden tener un mal día.

Quiero pensar que los jugadores no están acusando la presión de ser líderes y eso crea ansiedad. Ahora bien, es el momento de tomarse las cosas con calma, tal como ha dicho Vicente Moreno, “Tranquilidad” quizás esta sea la palabra que más se ha repetido hoy en el pospartido no sólo por el míster sino también en las palabras de dos pesos pesados del Real Mallorca como son Manolo Reina y Xisco Campos que han incidido en otra palabra que han repetido bastante: “Todos juntos” No hace falta decir mucho, ahora, es el momento de “Remar y Remar” porque los jugadores del Real Mallorca ahora es cuando necesitan a sus aficionados. Si, aquellos que cuando en algunos partidos lo han pasado mal han sido quienes han empujado el balón con su aliento para que entre en la portería como por ejemplo ante el Atlético Baleares. ¡Señores, los jugadores necesitan a sus remeros!

Por otra parte, no me ha gustado la actitud de algunos aficionados que han pitado a sus jugadores o aquellos que se han ido cuando faltaban diez minutos para llegar al noventa. No se puede exigir cada domingo ganar cada partido por más de un gol y sin despeinarse. Señores, quedan diez partidos para el final de la liga regular y después vendrá una eliminatoria que será complicada. También estos pitos pueden ser vistos como un “toque” de atención para los jugadores del Mallorca, en el sentido, de que no hay que confiarse y hay que espabilar. Eso me parece correcto, sin embargo, no seamos injusto con nuestros jugadores.

Por último, en el entorno se espera una semana tensa y lo principal es que reine la tranquilidad. El próximo domingo, los mallorquinistas juegan en el campo del Villarreal B, sí otro club “amigo del mallorquinismo” que hace años impidió que el equipo no pudiera disputar la Copa de la UEFA que se había logrado en el césped. Los “Groguets” están en segunda posición y para calmar a las masas qué mejor que ganar en Villarreal más que nada para dar un golpe sobre la mesa. Además, si se consiguieran traer los tres puntos a Palma se podría dar un golpe importante de cara a mantener la Primera posición del campeonato.

Para terminar, si todos somos una piña seremos invencibles y repito, los jugadores ahora necesitan a sus aficionados. #TocaRemar.

Foto: Real Mallorca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *