NO COMETAMOS LOS MISMOS ERRORES

Queda muy poco para que se alce el telón del curso 2018-2019 en lo que será el retorno del Real Club Deportivo Mallorca a la LFP después de que el año pasado se tuviera que transitar por la Segunda División B.

La temporada que comienza permitirá al Real Mallorca volver a estadios de equipos que en los últimos años han tenido solera en el futbol español: La Rosaleda de Málaga, La Romareda de Zaragoza, Riazor de La Coruña, El Molinón de Gijón, el Carlos Tartiere de Oviedo, El Sadar de Pamplona o el Wanda Metropolitano (cuando se visite al Rayo Majadahonda). Ello nos hace pensar de que estamos ante una Segunda División A muy competitiva y los errores en la planificación se pueden pagar caros y esos fueron unos de los errores que se cometieron precisamente el año del descenso a Segunda B cuando se llegaron a firmar a tres laterales izquierdos: Saul García, Angeliño y el “comprometido” Joan Oriol. Dejando de lado el hecho de reforzar al equipo con jugadores que a lo mejor habrían cambiado el signo de la temporada, aunque como nos dijo hace unos días el ex mallorquinista “Paquete” Higuera: “Los errores que se cometen en el futbol se terminan pagando”.

La pretemporada mallorquinista está concluyendo, el equipo está cogiendo la forma que Vicente Moreno está esculpiendo para llegar al encuentro ante el Osasuna con garantías de ganar el primer encuentro en casa ante el equipo navarro que vendrá con dos ex mallorquinistas: Brandon Thomas y Xisco Jiménez, el de Santa Ponsa ha sonado este verano para regresar al club mallorquinista en el que estuvo hace unos años.

Además, hay que esperar que los nuevos futbolistas que han llegado al club mallorquinista se adapten al sistema de juego y al grupo que conformaron los jugadores siendo esa una de las bases que forjaron el ascenso a la LFP.

Ahora bien, me preocupan varias cosas que iremos desengranando en algunos párrafos y que os traslado aquí como siempre desde el respeto:

Javier Recio en una comparecencia ante los medios. Foto: unmallorquinistamas.es

30 jugadores en el primer equipo son una barbaridad, la Federación permite tener a 25 jugadores inscritos en plantilla, en Marbella ahora mismo hay veintiséis y cuatro se han quedado en Palma porque no cuentan para Moreno, Bustos, Néstor Salinas, Cano y Miguel Núñez. En mi opinión, Javier Recio debería centrarse en buscarles una salida primero para adaptar el presupuesto al limite salarial y segunda porque una plantilla muy elevada no hace posible que vengan nuevos futbolistas por el problema derivado del tope salarial. Además, quiero pensar que tanto la dirección deportiva que capitanea Javier Recio como la gestión del club con Molango al frente tienen en cuenta todos estos problemas.

Han salido algunos nombres en algunos medios de comunicación que me preocupan mucho, simplemente, porque son jugadores básicos y ellos fueron claves en la consecución del ascenso. Estoy hablando de Javier Bonilla y Abdón Prats. El de Los Fayos fue una de las sorpresas del curso pasado marcando el camino hacia el ascenso con su gol en Peralada y luego haciendo “amo y señor” del flanco izquierdo de la defensa. Además, en este sentido Bonilla no se merece que lo echen pues creo que tiene puesto en el equipo y traer a un tercer lateral izquierdo sería un grave error por parte de la dirección deportiva. El mallorquinismo en redes ha respondido pidiendo que Bonilla se quede en el Mallorca con el Hashtag: #BonillaSeQueda. Recio y Moreno cometerían un grave error dejando escapar al lateral izquierdo que el mallorquinismo no perdonaría la marcha de Bonilla, un jugador muy humilde y cercano con la gente.

Otro nombre que ha salido en la palestra es el de Abdón Prats, el de Artá quiso venir al Mallorca para llevarlo a la élite y ser el líder del “Equipo de mi alma”. El año pasado mostró mucho compromiso y fue uno de los máximos goleadores junto a Alex López. ¿Hay motivos para echar a un jugador de la cantera? Hace unas semanas comentaba en una nota de Facebook de la página: www.unmallorquinistamas.es donde hablaba de cómo trata el mallorquinismo a los canteranos a los que se les exige más por el hecho de ser de la “Sa Fabrica de Son Bibiloni” y por esa circunstancia se les pita al mínimo error que tienen. Después de la marcha de Damià Sabater creo que el Real Mallorca no puede permitirse echar a otro canterano como Abdón Prats… Son Moix y el mallorquinismo militante no lo entenderían.

Por último, el reciente fallecimiento de Pedro Colombás debería de servir como acicate al mallorquinismo para volverse a unir y crear una nueva Federación de Penyas en la que por encima de todos sus miembros esté una cosa: El Real Mallorca.

Foto: unmallorquinistamas.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *