1000 DÍAS DE ROBERT SARVER EN EL REAL MALLORCA

Se cumplen 1.000 días desde que Robert Sarver, Steve Nash, Andy Kohlberg y los demás socios norteamericanos compraron el Real Mallorca al germano Utz Classen a finales de 2015 y principios de 2016 que propició la llegada de Maheta Molango al Club como Consejero Delegado.

Visto ahora con la distancia, creo que la llegada de los norteamericanos ha sido buena para el Real Mallorca, ¿Dónde estaría el club mallorquinista si hubiera seguido aquí la propiedad con Utz Claassen y sus socios? Esta pregunta me la he hecho hace algún tiempo y la verdad es que quizás el Mallorca ya no estaría vivo porque los problemas económicos derivados de la mala gestión de antaño habrían ahogado a la entidad mallorquinista y se habría finiquitado su disolución.

Además, una pregunta que os traslado: ¿Se oye hablar del Mallorca en términos de los líos institucionales? Desde hace tiempo os puedo asegurar que no, desde que los estadounidenses están en el club se han terminado las guerras en la planta noble y es un gustazo ir a Son Moix sin ver regueros de sangre provocados por los directivos de turno. Por cierto, la imagen de Steve Nash, Robert Sarver, Andy Kohlberg e incluso Maheta Molango me producen parecen mucho mejores que las de ver a Claassen con su guardaespaldas de turno o con las gafas más horteras del mercado.

Mucho se ha criticado la reestructuración que ha sufrido en muchos aspectos el club y en este sentido comentar que quizás mucha gente se había acomodado en la entidad. Además, es normal que se quieran reducir los costes cuando se produce un descenso a Segunda B y tengas que hacer una reestructuración a todos los niveles si quieres volver a crecer no sólo en lo deportivo sino también en lo social y obviamente, en lo económico.

En el aspecto deportivo, se produjo un descenso a Segunda B y eso para muchos mallorquinistas fue uno de los golpes más duros a los que se ha tenido que enfrentar el aficionado. Aquel junio de 2017 Miranda de Ebro fue una verdadera pesadilla para muchos, incluso para quien suscribe este artículo, ya que fue un golpe en el corazón rojo de muchos aficionados. Sin embargo, hay que tener presente una cosa: Quizás el año pasado en el infierno pueda haber servido para que el Real Mallorca se rearmase no sólo en el aspecto deportivo donde se ha contratado a Vicente Moreno quien ha inundado al mallorquinismo de valores que antes las plantillas que antes había tenido el equipo simplemente no estuvieron a la altura. Moreno y sus hombres, el año pasado inculcaron al mallorquinismo lecciones de humildad, compañerismo entre los jugadores y, sobre todo, primaron las personas por encima de los egos.

En cuanto al aspecto social, mucha gente estuvo muy ilusionada con el proyecto inicial de los americanos, quienes desde el primer momento dijeron que sería un proyecto a largo plazo y paso a paso se están dando unos pequeños trazos. A pesar del descenso a Segunda B de hace casi dos años, hay que decir que la estancia en Segunda B ha venido bien para que el mallorquinismo haya tomado conciencia del amor que se puede tener por el club al que tanto se quiere y reafirmar ese sentimiento por el equipo. Aunque muchos son los que aun no han perdonado el descenso a Segunda B y eso es un hándicap que marcará a los norteamericanos durante todo el tiempo que puedan estar comandando la nave mallorquinista.

Por último, queda hacer mucho trabajo por parte de Robert Sarver y sus hombres, aunque estoy seguro de que con el tiempo se podrá llevar a cabo, simplemente ahora hay que seguir remando para que poco a poco esa ilusión que se ha generado en el mallorquinismo siga germinando para que algún día (cuando llegue) se pueda devolver al Real Mallorca donde se merece.

Foto: unmallorquinistamas.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.